El Dakar se despide de Sudamérica

Sharing is caring!

El Dakar pone rumbo a Arabia Saudí después de una década en Sudamérica y en las próximas semanas se anunciará un acuerdo de cinco años con el nuevo anfitrión de la carrera del desierto, cuya primera edición será 2020. Motorsport informa del acuerdo y fuentes consultadas por As lo confirman, a la espera de que se oficialice. Era un fuerte rumor después de que pilotos locales lo dieran por hecho en las redes sociales, aunque ASO todavía mantenía contactos con países del continente americano. Al frente del proyecto estará David Castera, expiloto de motos y copiloto de coches que ya ha sido director deportivo del Dakar y que ahora será su máximo responsable en sustitución de Etienne Lavigne.

Entre las claves de la mudanza están las negativas de Chile y Bolivia a recibir al Dakar en 2019 cuando en un principio estaban incluidos en el recorrido. La inestabilidad económica y política de la región han echado atrás a ASO, que una vez asumió que sólo se correría en Perú retomó las conversaciones con todos países para construir un gran recorrido en 2020. Como ya informó este medio en mayo de 2018, Arabia Saudí siempre fue una de las alternativas favoritas. “Mientras llamamos a la puerta de los países de Sudamérica debemos estudiar y preparar el futuro del evento. Hay oportunidades en África y también en Oriente Medio hay cosas que podemos hacer con la apertura de Arabia Saudí. Tenemos contactos allí, enero es el mes más frío en esos países y hay cosas que podemos hacer”, confirmó entonces a As Etienne Lavigne.

En clave logística, será fundamental estudiar las entradas vía mar a Arabia Saudí para organizar una carrera en la que se mueven miles de personas con vehículos motorizados de todo tipo, además de los propios participantes. Y en clave deportiva, el desierto y la arena marcaran el recorrido, como fue el caso de Perú en 2019, aunque en este caso con muchos más kilómetros por recorrer para recuperar las 14 etapas de raid. Allí defenderá su corona Nasser Al Attiyah (Toyota) en un terreno que le será muy favorable, aunque las dunas también favorecen al dos ruedas motrices de Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel y Cyril Despres, a la espera de que los tres pilotos de Mini X-Raid confirmen su presencia.

La región refuerza así su apertura hacia el resto del planeta: Bahréin acoge desde hace 16 años un gran premio de Fórmula 1, campeonato del que también forma parte Abu Dhabi. Qatar, con gran premio de MotoGP, organizará el Mundial de fútbol de 2022. Y Arabia Saudí, que ya se estrenó en el automovilismo con la Fórmula E el pasado mes de diciembre, puja más fuerte que nadie para hacerse con la carrera más dura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*